Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Pasta’ Category

pastayensalada

Muchas cosas que hacer y poco tiempo para malgastar. Los lunes me levanto con el turbo puesto, preparado para dejar la lista de things-to-do a cero. Casi nunca lo consigo pero el stress siempre está presente.

Como además el lunes el mercado está cerrado, hay que idear propuestas de urgencia para limpiar la nevera como la que os muestro a continuación.

Ninguna es para ganar estrellas Michelín, pero os propondré un par de truquillos para quedar como un señor; una vinagreta poco conocida y algún secreto para hacer la pasta como la nonna.

Vamos por la pasta. Aglio, olio e peperoncino es uno de los condimentos para la pasta más extendido. Nacido en la región de Roma, ahora forma parte del repertorio culinario de toda Italia, por no decir de todo el mundo. El secreto, como casi siempre, la calidad de los productos.

Ingredientes:

Para los tallarines aglio, olio e peperoncino:
Aceite (yo prefiero no freir con aceite de oliva virgen)
Ajo
Peperoncino (en este caso traído del mercado del Capo de Palermo)
Pimentón rojo de la vera (El toque autóctono)
Pasta larga (siempre prefiero los tallarines, odio los spaghettis. Manías que tiene uno)
Sal gorda

Para la ensalada:
Hojas verdes (hoy había lollo rojo y rúcula)
Tomate (de la huerta de Ulldecona: buenos, buenos y ya de temporada)
Queso fresco de cabra

Para la vinagreta al dulce de membrillo:
Dulce de membrillo ( si es casero, te mueres)
Aceite (Ahora sí, oliva virgen extra, y como siempre en casa, de la Cooperativa agrícola d’Ulldecona)
Balsámico
sal

Elaboración

¿Quién no sabe hacer pasta? El truco aprendido de mis amigos italianos es poner sal gorda al agua. Probadlo. Mientras, se fríe un ajo, cortado en láminas bastante gruesas, para que luego quede algo blandito en el interior.

Cuando empieza a dorarse, se aparta del fuego y se añade al aceite el peperoncino, que le dará el picante, y el pimentón que le dará color.

¿Otro truco? Escurrir la pasta y ponerla en la sartén del condimento durante un par de minutos, de esta manera se consigue que se impregne mucho más del sabor.

Vamos a por la vinagreta, que una ensalada no es para ingenieros. Siempre queda muy bien para las que llevan queso, echar un poco de dulce de membrillo. Se deshace con la ayuda de una cuchara o un tenedor y se añaden el aceite, la sal y el vinagre. Se emulsiona. El membrillo le aporta una dulzura comparable a la de la miel pero con el añadido de la fruta que siempre se relaciona con el queso.

¿Y de postre?

albaricoques

Anuncios

Read Full Post »